aiera
aiera

AIERA Y LA COMUNICACION DE LA OMC



El día 22 de agosto pasado se publicó el informe del Grupo Especial de la Organización Mundial de Comercio (OMC) sobre las diferencias planteadas por Estados Unidos, Japón y la Unión Europea en relación con las medidas de importación aplicadas en los últimos años por nuestro país. El resultado adverso para la Argentina ya se había anticipado en el mes de mayo, aunque estaban por conocerse los fundamentos del mismo.

Es importante dejar claro que, como otros países en desarrollo, Argentina tiene problemas de restricción externa en su economía. Esto implica que tiene que hacer un uso muy cuidadoso de las divisas de que dispone para hacer frente a las necesidades de moneda fuerte que implica el normal desenvolvimiento de su actividad económica. Dado que no tiene acceso a los mercados internacionales de crédito, las divisas que necesita las obtiene casi exclusivamente del comercio exterior de bienes y servicios, por lo que se ve obligada a mantener un suficiente superávit comercial todos los años. En los últimos años, en que el resultado del balance comercial se fue reduciendo, y hubo mayor necesidad de defender el mercado interno y los puestos de trabajo nacionales, se fueron implementando diferentes acciones para tener un cierto control de la evolución de las importaciones, ya que éstas mostraron una tendencia a crecer muy rápidamente y a impactar en el sector industrial. El pedido de investigación realizado por Estados Unidos, Japón y la Unión Europea se produce en ese contexto.

El reclamo ponía en cuestión algunas medidas implementadas por Argentina para la regulación de las importaciones: la validación de las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI); la implementación de Certificados de Importación (CI); y los requisitos impuestos a los importadores de que asumieran determinados compromisos para la validación de las DJAI y los CI.

El fallo del Grupo Especial consideró que las DJAI y las medidas implementadas por la Argentina  restringían las normas del GATT por los efectos que generaban, limitando o restringiendo las importaciones, y que por ese motivo afectaban las ventajas de la Unión Europea, Estados Unidos y Japón. En ese sentido, el documento publicado recomienda a la OMC que solicite a la Argentina que adapte las medidas incompatibles con el libre comercio, en conformidad con las normas del GATT.

Ante ese fallo, el Gobierno salió a responder la semana pasada que Argentina tiene denuncias realizadas a Estados Unidos por las trabas a las exportaciones argentinas de carne y limones y ante la Unión Europea por las trabas a las exportaciones argentinas de Biodiesel. Además de ello, se argumentó que, históricamente, los países que realizaron la denuncia instrumentaron numerosos sistemas de protección de sus mercados en el pasado, mientras desarrollaban su potencial industrial. En rigor, la afirmación está suficientemente fundamentada por numerosos estudios históricos y económicos. Quién hizo célebre esta denuncia por primera vez fue el economista clásico alemán, Friedrich List en 1840, quien sostuvo en su obra El Sistema Nacional de la Economía Política que los países industrializados habían cambiado abruptamente su política de defensa del mercado interno por un sistema de libre cambio, una vez que sus economías se habían vuelto fuertes y competitivas, y esa nueva situación les resultaba beneficiosa para defender su superioridad. A esa situación la caracterizó con la metáfora de “patear la escalera”, indicando que habían querido cerrar a otros países la vía por la que ellos se habían desarrollado.

Es importante dejar claro que la economía argentina ha aumentado muy fuertemente su comercio exterior en la última década, y específicamente las compras externas. Argentina no mantuvo cerrada su economía a los productos del exterior, todo lo contrario: las importaciones pasaron de un valor de 13.850 millones de dólares en 2003, a 28.689 millones en 2005, a 57.462 millones en 2008 y a 73.655 millones de dólares en 2013. También es importante recordar que la economía internacional se encuentra sumida en un ciclo de retracción del comercio exterior desde la crisis del año 2009. Por este motivo, numerosos países industrializados han visto reducidas sus exportaciones y han perdido posiciones a manos de los países del sudeste de Asia, razón por la cual ha quedado un enorme stock de productos pujando por encontrar nuevos mercados de destino donde hacer pie. En este sentido, nuestro país está tratando de defender su producción nacional y sus puestos de trabajo de la competencia externa que muchas veces se genera con apoyo y complicidad de numerosos gobiernos cuando sus economías se encuentran en tiempos de crisis.

Por esta razón, y sin dejar de sostener que es necesario aplicar mecanismos no arbitrarios y transparentes en la administración del comercio exterior, y que las decisiones que se tomen en materia de importaciones se deben hacer con la suficiente fundamentación sobre la disponibilidad de la producción nacional para no afectar el funcionamiento de las empresas nacionales, desde AIERA se sostiene que la recomendación de la OMC debe ser tenida en cuenta para no justificar medidas de represalias, pero sin dejar de velar por la situación del mercado interno, el interés de la industria nacional y el cuidado de los puestos de trabajo.

Desde AIERA se sostiene que la mejor respuesta a mediano y largo plazo es el lanzamiento de un Plan de Exportaciones que estimule las ventas externas de mayor valor agregado, que estimule a nuevas empresas argentinas a volcarse al comercio exterior y que busque la conquista de nuevos mercados. Es fundamental empujar las exportaciones para volver a aumentar el superávit comercial. Con ello se aliviaría la tensión externa y se evitaría la necesidad de implementar acciones de control de divisas, que en la organización del comercio mundial actual, son siempre punibles de sanciones.

Buenos Aires, 4 de Septiembre de 2014.

Consejo Directivo
A.I.E.R.A.
http://www.aiera.org.ar



Volver a Comunicación


OFICINAS AIERA: Av. Belgrano 124 1er Piso | C1092AAO Buenos Aires, Argentina | Tel.: 54 11 4342-0010/0018 | Fax: 54 11 4342-1312


diseño | design: fialka